Soy un Snob Neurotico

jueves, abril 29, 2004

BIG JOE Y FANTASMA 309 (OTRA)

Bueno, dio la casualidad de que yo andaba por la costa este hace algunos años
Tratando de conseguir algún dolar como todo el mundo
Pero los tiempos eran difíciles y no tuve suerte
Me harté de dar vueltas por allí
Así que me puse a hacer auto-stop para volver a casa
Hice bastantes kilómetros en los dos primeros días
Pensé que si la suerte seguía igual llegaría a casa en una semana
Pero a la tercera noche me quedé clavado
Allí estaba yo en un frío y solitario cruce
Y había empezado a llover y tenía hambre
Tenía hambre y estaba cansado, estaba helado y cogí frío
Pero entonces
Aparecieron sobre la colina las luces de un semirremolque
Deberías haber visto mi sonrisa cuando oí sus frenos hidráulicos
Subí a la cabina donde sabía que se estaría caliente
Y al volante estaba sentado un tipo corpulento
Diría que debía pesar unos 150 kilos
Cuando me dio la mano y me dijo con una sonrisa
"Big Joe es mi nombre y este camión se llama Fantasma 309"
Le pregunté por qué llamaba así al camión
Y entonces se giró y me dijo
"Hijo deberías saber que este camión no tiene rival
No hay ningún conductor en este u otro trayecto
Que no haya visto más que las luces traseras de Big Joe y Fantasma 309"
Así que rodamos y hablamos casi toda la noche
Yo le conté mis historias y Joe me contó las suyas
Y me fumé todos sus Viceroys mientras viajábamos
Le había metido las diez marchas y el camión iba a tope
Tío, aquel salpicadero estaba encendido como el viejo pinball de Madam La Rue
Todo un semicamión
Hasta que casi misteriosamente
Aparecieron las luces de un apeadero de camiones
Joe se giró y me dijo
"Lo siento, pero me temo que no puedo ir más lejos
He de desviarme un poco más adelante"
Pero que me cuelguen si no me tiró diez centavos
Cuando puso la primera y me dijo
"Entra ahí y tómate una taza de café caliente, paga Big Joe"
Pero cuando Joe y su camión se internaron en la noche
Tío, en un instante ya no había rastro de ellos
Así que entré en aquel viejo apeadero y pedí una taza de café
Dije, "Esto lo paga Big Joe"
Pero había un silencio sepulcral en aquel sitio
Había un silencio tan sepulcral
Que se podía oir un alfiler caer cuando el rostro del camarero se giró algo pálido
Le dije con una sonrisa medio burlona
"¿Qué pasa? ¿He dicho algo malo?"
Me respondió, "No hijo, esto suele ocurrir de vez en cuando
Todos los conductores de aquí conocen a Big Joe
Pero deja que te cuente lo que pasó hace diez años
Sí, fue hace diez años en ese frío y solitario cruce
Había un autobús lleno de niños
Y volvían de la escuela
Y estaban allí en medio cuando Joe se asomó por la colina
Y pudo haberlos matado pero Joe giró el volante
Y el camión coleó, coleó
Y pegó un patinazo
Y la gente de aquí dice que dio su vida por salvar a aquel puñado de críos
Y ahí fuera en el frío y solitario cruce
Dicen que fue el final del trayecto de Big Joe y Fantasma 309
Pero es extraño, ¿sabes?
Porque de vez en cuando, sí, de vez en cuando
Cuando la luna está llena
Dicen que Joe se para y recoge a alguien
Y así como tú, algún autostopista pasa por aquí
Así pues, hijo
Tómate otra taza de café a cuenta de la casa
Y quiero que te quedes con esa moneda de diez centavos
Sí, quédate con esa moneda de diez centavos
Guárdate esa moneda como recuerdo de Big Joe
De Big Joe y Fantasma, Big Joe y Fantasma 309"

- Tom Waits, Big Joe & Phantom 309.
Traducción extraída de esta web.

miércoles, abril 28, 2004

MECCA-COLA (UNA LEYENDA URBANA)

El hombre de rasgos árabes terminó su consumición, pagó, recogió el cambio y en un instante su imponente y enigmática presencia había desaparecido del bar. Pero el maletín que lo había acompañado al entrar seguía sobre la barra.
El barman, al que llamaremos Barman, pero que bien podría haber sido un pariente de una amiga, y la camarera, a la que llamaremos Camarera, pero que bien podría haber sido una amiga de un pariente, miraban fijamente el maletín abandonado.
Camarera había visto Los Intocables, y recordaba la escena del maletín explosivo.
Barman también había visto esa película, y también recordaba esa escena, pero no haberse negado nunca a comprar cerveza de contrabando a un capo mafioso.
- ¿Lo abrimos?- preguntó Barman por tercera vez.
- Está bien...- tardó en contestar Camarera- ¿Qué íbamos a hacer sino? Seguro que hay algún papel que nos permita localizar al dueño y devolvérselo...- intentaba convencerse de que nadie había colocado nada para matar a nadie dentro del maletín.
- Haz los honores- Barman se hizo a un lado.
Camarera, conteniendo la respiración, presionó los dos cierres del maletín, que hicieron un ruído idéntico al que harían dos cierres normales de un maletín normal al abrirse. Y dentro del maletín no encontró nada que nadie hubiese colocado allí para matar a nadie. Había dinero. Fajos de billetes de 500 euros, ocupando hasta el último centímetro cúbico del maletín.
La discusión que siguió al hallazgo fue la típica que mantendrían dos personas que acabasen de descubrir un montón de fajos de billetes de 500 euros dentro de un maletín abandonado por un hombre de rasgos árabes. Al final decidieron guardar el maletín bajo la barra y rezar para que el hombre de rasgos árabes no volviese a reclamarlo.
Cinco minutos después estaba de vuelta. Era un hombre de rasgos árabes que acababa de perder un maletín lleno de billetes grandes, pero aparentaba ser un hombre de rasgos árabes bastante tranquilo y seguro de sí mismo.
- Creo que he olvidado mi maletín...- dijo, con un acento acorde con sus rasgos árabes.
Barman, que parecía estar bastante más nervioso que él, puso el maletín sobre la barra, deseando que, si algún día llegase a tener un maletín lleno de billetes de 500 euros y lo olvidase sobre la barra de un bar, hubiera un barman tan estúpido como él tras ella.
- Muchas gracias.
Silencio. Barman y Camarera cruzaron disimuladas miradas de derrota.
- ¿Lo han... abierto?
Silencio incómodo.
Camarera tragó saliva, emitiendo un ruído que recordaba vagamente a un "sí".
Silencio más incómodo aún.
El hombre de rasgos árabes abrió el maletín y examinó el contenido.
- Por las molestias- dijo, tendiendo sendos billetes de 500 euros a Barman y Camarera. Cerró el maletín- Y esto es un consejo de amigo: a partir de ahora yo que ustedes me lo pensaría dos veces antes de volver a probar una Coca-Cola.
Y en un instante su enigmática e imponente presencia, y su maletín, habían desaparecido del bar.

Recogida el 26/04/04 en Santiago de Compostela

Y en Radio.Snob: Thee Headcoatees cantan al héroe de El Álamo: Davey Crockett

lunes, abril 26, 2004

10 RAZONES PARA NO PERDERSE DAWN OF THE DEAD
  1. Zombis
  2. Más Zombis. Y no son torpes, ni lentos, ni rematadamente estúpidos.
  3. Mala leche. Humor negro. Más Zombis todavía.
  4. ¡Bebé Zombi! (spoiler!)
  5. La escena de "Burt Reynolds".
  6. Los típicos personajes estereotipados a los que todos conocemos y amamos (ver descuartizados)
  7. Su capacidad para mantener el ritmo y la sensación de amenaza constante en todo momento y sin tomarse en serio a sí misma.
  8. Porque no hay lugar en ella para los pretenciosos excesos de sensiblería a los que nos tienen acostumbrados las superproducciones del género.
  9. La explicación práctica de porqué no se debe jugar con una motosierra dentro de un vehículo en marcha.
  10. El Snob no suele hablar bien de las películas que ve. Es más, el Snob no suele hablar bien de nada en absoluto. Para que lo haga, para que abandone por una vez su perpetua negatividad, tened por seguro que debe habérselo pasado De Puta Madre.

Y en Radio.Snob: ¡Doble ración de Sonido Salvaje! El de los Oblivians, con Nigger Rich, y el de los padres del punk, los New York Dolls, con el clásico Personality Crisis.

lunes, abril 19, 2004

MALLRATS

Aquel bebé me miraba con un odio indescriptible desde el carrito de bebé que su madre había colocado frente mi asiento en el autobús. Parecía estar esforzándose al máximo para manifestar su absoluta repulsa hacia mi persona: el ceño fruncido, los ojos abiertos de par en par, enseñando los dientes en una mueca forzada, su carita de bebé arrugada como una carta portadora de malas noticias. Estoy seguro de que parecer tan malvado tiene que ser jodidamente agotador. Y por primera vez en mi vida, en lugar de imaginarme agarrándolo por sus piernecitas y reventando su cabeza contra una pared, le sonreí sinceramente a un bebé.

Me bajo del autobús en la misma parada que la mayoría de los pasajeros, preguntándome a qué coño va la gente al centro comercial un domingo. Intento perderme entre la muchedumbre. Todos visten igual. Todos hablan igual, todos huelen igual y me miran igual. Me siento como un grano de café en un cuenco de arroz. La gente se apiña en los bares y restaurantes familiares de comida rápida, y charla sobre el tiempo, el fútbol y los ausentes. Un niño gitano me señala y dice algo a otro cuando paso frente al salón recreativo. Finjo no darme cuenta. Finjo no existir. La gente se detiene con reverencial silencio ante los escaparates de comercios cerrados, y un tipo barbudo que trabaja en el hemisferio derecho de mi cerebro dice algo de un "gran templo del capitalismo". Hay padres de familia y madres trabajadoras y niños corriendo y ancianos esperando por todas partes. Me siento solo. Los Buff Medways truenan en mis auriculares y todo es tan poético que podría llorar.

Y en Radio.Snob: Los Compulsive Gamblers aportan una necesaria ración de música deprimente: You Don't Want Me

lunes, abril 12, 2004

LANDSCAPE #20: WHERE ARE WE COMING FROM?
¿Bonito, verdad? Pues este cuadro del maestro Giger fue una de las causas, quizá la principal, de la disolución de uno de mis grupos favoritos de todos los tiempos: los Dead Kennedys.
En el año 85 los DK's sacaron su tercer disco, Frankenchrist, otra obra maestra del hardcore punk plagada de ironía, denuncia social y cabreo contra la Era Reagan. Y decidieron regalar a su público el doble de arte por el mismo precio, incluyendo un poster con este Landscape #20: Where Are We Coming From? (también conocido como Penis Landscape, paisaje de penes) dentro de cada copia del Frankenchrist. Los DK's ya luchaban contra la piratería (y con las armas adecuadas) años antes de que Ana Belén aprendiese a decir SGAE.
Por desgracia, unas cuantas asociaciones de Madres Con Demasiado Tiempo Libre vieron un claro intento de corromper las mentes de los jóvenes norteamericanos donde sólo había generosidad, y capitaneadas por Tipper Gore (zorra fascista y esposa del ex-vicepresidente Al Gore) salieron a la caza del Kennedy Muerto. Los DK's se convirtieron en el enemigo público número uno, lo que muchas bandas de rock sueñan con llegar a ser. Y descubrieron que no es tan emocionante como lo pintan. Nada de persecuciones a todo gas por la autopista, ni cartelitos de Wanted en la oficina del sheriff. Sólo polis invadiendo tu intimidad e intimidándote, una comparecencia tras otra ante un jurado de iguales y ese miedo constante a terminar compartiendo celda con un negro de 2x2 metros extremadamente falto de cariño llamado Claude.
Los DK's terminaron por ser absueltos, pero tanto acoso policial y tanto jurar solemnemente sobre la biblia habían hecho mella en su unidad, y no tardaron en desaparecer. Actualmente Jello Biafra, el antiguo líder, publica cd's que vienen a ser como los cassettes de gasolinera de Arévalo, pero con discursos rebosantes de sarcasmo y buenas ideas en lugar de chistes de gangosos mariquitas. Además, dirige el sello discográfico underground Alternative Tentacles, planea presentarse a las elecciones presidenciales por los verdes, y es el último ídolo vivo del Snob Neurotico. El resto de los DK's se dedican a querellarse contra él por asuntos de derechos de autor y dan giras de aniversario con otro cantante y el odio de los fans. ¡Ah! y Tipper Gore y sus Madres Ociosas son las orgullosas responsables de la pegatina Parental Advisory, que hace que los discos que la llevan vendan muchas más copias entre el público juvenil.
Para terminar, quiero reconocer que el Frankenchrist contiene una imagen mucho más turbadora y dañina para las mentes de los niños (y de los mayores también) que el paisaje de penes. Y se encuentra justo en la carátula del disco, a la vista de cualquier inocente cliente de una tienda de discos:
¿Quienes son estos señores? ¿Por qué llevan feces turcos? ¿Cómo pueden caber sus extremidades inferiores dentro de esos minicoches? ¿Tienen extremidades inferiores? Últimamente los he vuelto a ver despidiendo a Ewan McGregor y su gigantesco compañero de viaje en Big Fish. Y desde entonces me cuesta dormir por las noches...

Y en Radio.Snob: Los Dead Kennedys nos dan la solución: Kill The Poor. Y celebramos con Sid Vicious el 35 aniversario de My Way.

sábado, abril 10, 2004

ONE HUNDRED THOUSAND MILES

A nadie en su sano juicio le pueden interesar las historias de amor ajenas. Está en la naturaleza del ser humano el preferir ver a Vin Diesel pateando culos y apuntando nombres en lugar de a Shakespeare enamorado. Por esta razón no os voy a aburrir con mi pequeña historia de amor. No pienso confesaros que comparto mi vida con una persona que vive a mil kilómetros de distancia del lugar donde ahora mismo tecleo estas palabras. En parte porque no creo que a nadie le importe una mierda, en parte porque sé que en vuestras mezquinas mentes se iluminaría un letrero de neón rosa con la frase "Este tipo está como una puta cabra". Y necesitaríais insulina si os contase que ha vuelto a visitarme, que ha cruzado la península, atravesando lugares que dudo que existan, para venir a verme. Para que pudiera cerrar mis ojos unas cuantas veces junto a ella, bajo las mismas disputadas mantas, y apuntar ese día en la lista de Los Más Felices De Mi Vida.
Hace treinta y seis horas que se ha marchado, y yo sigo tratando de no asimilarlo. Porque sé que cuando lo haga me volveré a sentir terriblemente solo cuando duerma solo, cuando me duche solo, cuando me emborrache a solas, cuando coma natillas de chocolate de un maldito envase de plástico. Voy a vendarme los ojos y taponarme los oídos y ponerme en postura fetal y chupar el pulgar de mi mano derecha e intentar no darme cuenta de que se ha ido hasta que esté de vuelta entre mis brazos.
Hay días en los que sólo me apetece decir que la quiero. Hasta el fin del mundo.

Y en Radio.Snob: Los Dirtbombs de Mick Collins rinden tributo a Smokey Robinson & The Miracles: If You Can Want

viernes, abril 02, 2004

EL ÚLTIMO GRAN HÉROE

Con mi ordenador en coma profundo, los vicios del pasado han vuelto a entrar en mi vida. Tabaco. Compras compulsivas. Chocolate. Pensamientos constantes sobre la muerte. Y el peor de todos: la televisión.
Pasé meses sin verla. Meses sin poder meter baza en las conversaciones sobre Crónicas Marcianas de mis amigos, ni entender sus referencias a los anuncios más emitidos. Y esas eran las únicas cosas que echaba de menos. Ahora pienso en lo miserable que es mi existencia cada vez que siento la necesidad de tragarme otro reportaje más sobre prostitución de superlujo, de esos que hacen en Aquí Hay Tomate.
El otro día estuve viendo esa película, El Último Gran Héroe. Seguro que la conoces, es esa en la que un niño amante de las películas de acción consigue una entrada de cine mágica que le permite atravesar la pantalla y meterse dentro de la peli que estén proyectando. Y el muy imbécil se cuela (y se hace amigo del protagonista) en una de esas películas de acción ochenteras en las que el amigo del protagonista termina siempre cosido a balazos, procurándose una esperanza de vida no superior a la que tendría de haber entrado en La Noche de los Muertos Vivientes o La Matanza Caníbal de los Garrulos Lisérgicos.
"Qué mamón", pensé.
Entonces me puse a imaginar (otra de esas cosas que hago desde que no tengo ordenador) qué haría yo con esa entrada de cine mágica. Debería mantenerme alejado de cualquier película en la que la gente tuviese tendencia a matarse entre sí, lo que elimina un porcentaje mayoritario de las películas que me gustan. Nada de cerdos y diamantes, ni clubes de la lucha, ni nada por el estilo:
Espera. Es demasiado bueno para ser verdad. Tiene que haber trampa. Seguramente la entrada de cine mágica tuviese un solo uso. Y en ese caso, aunque me duela decirlo, que le den por culo al Nota, a Brian, a las tres versiones de Molly Ringwald, a los Talking Heads y a todos los demás. Sin dudarlo, me colaría en una película porno. Una de esas en las voluptuosas universitarias californianas buscan desesperadamente tipos gordos y feos para follárselos.
Vale, quizás me sentiría algo incómodo con tantas pollas rezumantes de colágeno a mi alrededor, pero... ¿quién es el capullo que no lo haría?

Y en Radio.Snob: Tom Waits se encomienda al santo de los camioneros: Hang on St. Christopher

jueves, abril 01, 2004

RADIO.SNOB
Mi agotador enfrentamiento contra lo más básico del diseño web me ha dejado sin comentarios ingeniosos con los que condimentar y engordar este post, pero aquí están los frutos:

Radio.Snob

This page is powered by Blogger. Isn't yours?
 
 
[ Soy un Snob Neurotico ]
Edad: 20
Profesión: Diletante
Dónde: Compostela, GZ
Escritor: Charles Bukowski
Musica: Punk + Tom Waits
Pelicula: El Gran Lebowski
Bebida: Guinness
E-Mail :: MSN :: Skype

[ Anteriores Neurosis ]
RADIO.SNOB V2.0 The Damned * The Cramps * The De...
COLD TURKEY (EL MONO) No, no es que haya vuelto...
TÉ CON PASTAS - ¿Te importa que fume? - Toma, ...
A GOLPES CON LAS COSAS Más que comer helado vie...
IT'S MY PARTY Olvídate de cuando Mary Ingells perd...
AIN'T GOT NOTHING BUT THE BLUES Amena informa: ...
Soy un Snob Neurotico e Imbéciles e Escuros, su bl...
FELIZ DIA DA PATRIA GALEGA! Co galho deste Día ...
¡ERRE-ESE-ESE-IFÍQUESE, GAÑÁN! En general odio ...
ATENCIÓN Si tu madre prepara cada mañana un pa...

[ Otros Blogs ]
Adlo! Novelti Librari
Adultolescente
Bloggin' Satanasito
Butterfly:Massacre
CiberGaro
Ciclodi
Criadero de Alikuekanos
De la Verdad y otras Miserias
Delirium Tremens
El Diario de Periko
Dias Estranhos
Diminuta
La Escribidora
FocoBLOG
Freak & Shop
Gork@ Limotxo
Harmony House
Hipocondría Demagógica
Lametones de Amor
Laverne
Mundo Acabado
Las Musas
Pájaros en la cabeza
Pajas Mentales
Pépi, Lúci e Bom
La Pequeña Mangosta
Reina del Drama
SirKeldon.org
/usr/bin/kreator
Viruete - Blog

[ Anteriores Neurosis ]
junio 2003
julio 2003
agosto 2003
septiembre 2003
octubre 2003
noviembre 2003
diciembre 2003
enero 2004
febrero 2004
marzo 2004
abril 2004
mayo 2004
junio 2004
julio 2004
agosto 2004
septiembre 2004
octubre 2004
noviembre 2004