Soy un Snob Neurotico

sábado, agosto 23, 2003

HACE UN MOMENTO

Camino a casa, de vuelta de una de mis correrías etílicas, nocturnas y alevosas. Ojos de sueño y pulmones doloridos. Al llegar al último cruce que hay antes de mi bloque de edificios, mi vista se fija en lo que parece ser una figura humana, unos quince metros de distancia nos separan. Un hombre inconsciente, tirado en el suelo, medio cuerpo sobre la acera, el otro medio sobre la parte de la calzada que utilizan los coches para aparcar. No parece una postura muy cómoda para dormir, ni tampoco él un mendigo. Intento silbar con mis labios resecos, pero a mí nunca se me ha dado bien silbar con los labios resecos. Sigo mi ruta, intentando no pensar en el hombre del suelo. Por suerte no tengo que pasar a su lado.
En unos segundos ya estoy de regreso en mi safe european home, y no puedo dejar de pensar en qué le habrá pasado al hombre del suelo para convertirse en tal. Lo más probable, un coma etílico o una sobredosis. No creo que fuera un vagabundo, los vagabundos escogen mejores sitios para descansar. Puede que mañana salga en las noticias. Quizá solo fuera una persona harta de las camas convencionales.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?